conocimiento libre

El Gobierno contra la Libertad de los Autores

Hace tiempo ya que vemos la tendencia de nuestro Gobierno, y en concreto del Ministerio de Cultura, encabezado por González Sinde, de eliminar nuestras libertades como ciudadanos de este país. Si bien con el movimiento de Manifiesto se abogó por la defensa de nuestras libertades más básicas, ahora el Ministerio de Cultura quiere eliminar la libertad de los autores de poder distribuir, regalar, o ceder los derechos de sus obras sin cobrar por los mismos.

Según un informe publicado recientemente por el Observatorio de la Lectura y el Libro, se remarca “la obligación por Ley de que las entidades de gestión de derechos hagan efectivos los derechos de remuneración aún en el caso de que el autor decida regalar su obra o no cobrar”. Parece que para el ministerio el problema es la posible pérdida de control (y de dinero), que puede acarrear la difusión masiva de obras bajo el sello Creative Commons, o licencias similares como la Color Iuris.

Si ya me parecía una locura lo introducido por Sinde en la ley de economía sostenible, el tratar de imponer la recaudación por parte de entidades de gestión de los derechos de autor de aquellas obras que sus autores han decidido liberar por el motivo que sea, es una auténtica estupidez que lo único que demuestra es que González Sinde ni siquiera respeta a los propios artistas. Nadie, ni siquiera el gobierno, tiene ningún derecho sobre lo que un autor quiere hacer con su obra, y cualquier imposición al respecto significa pisotear a los autores, pisotear los derechos de los ciudadanos (y recordemos, también votantes), e ir totalmente en contra de la difusión de la Cultura.

Yo no es que sea un autor muy prolífico, de hecho ni me considero autor como tal, pero si que he escrito artículos en revistas como Linux+ (sobre Conocimiento Libre), algunos relatos de ficción (de hecho uno de mis relatos, “Viaje en Tren“, fue publicado en Axxon), y también me gusta la fotografía, y licencio todos mis contenidos bajo licencia Creative Commons Atribución, porque no tengo el más mínimo interés de comercializar mis obras, y lo que me gratifica y me “compensa” es ver como otra gente puede sacar partido de mis contenidos libres para “remezclarlos” y sacar nuevos contenidos o ideas.

Ni quiero, ni estoy dispuesto a permitir, que ninguna entidad de gestión cobre por ninguno de los contenidos que yo haya generado o pueda generar porque lo único que estarían haciendo sería perjudicarme de forma directa y notable a mi, que soy el autor de esos contenidos.

Si ya lo tenía claro desde hace tiempo, este tema me lo deja todavía más claro, ni la SGAE, ni las otras entidades de gestión, ni siquiera el Ministerio de Cultura o el propio Gobierno, tratan de defender o proteger a los autores y/o a sus ciudadanos. Todos se mueven por dinero y por los intereses particulares de sus cabezas visibles y otros cargos relevantes. Que no nos vendan la moto, y que nos dejen elegir, que vale que como Sociedad hayamos sido lo suficientemente inútiles como para que el señor Zapatero vuelva a estar una segunda legislatura al mando de un país que se le escapa de las manos (en gran medida, también gracias a una deprimente oposición), pero no somos tan estúpidos como para comulgar con ninguna de las barbaridades que salen de un Ministerio de Cultura, que cada vez más se asemeja a un Ministerio del Aborregamiento.

Lo mío es mío y lo tuyo también

El otro día hacia un comentario en Twitter un tanto mosca por un curso para profesores que nos estaban dando en la Universidad. En este curso, que no estuvo mal en temas de contenido, hubo una cosa que me llamó mucho la atención. El profesor se había montado un PowerPoint con una canción de John Lennon que sonaba al principio, después unos cuantos chistes gráficos sacados de internet, imágenes extraídas de otras web, etc. En total, solo un 10% de ese PowerPoint estaba originalmente creado por él mismo, así que podríamos calificar su presentación de un Remix de muchos elementos para darles un sentido distinto.
Hasta ahí bien, pero cuando alguien le preguntó si nos podría pasar la presentación para tenerla de guía y recordar los contenidos impartidos, la respuesta fue una salida por la tangente: “No, es que este PowerPoint es mío, pero tengo escrito un libro…”. Vamos, que lo suyo es suyo, y no lo va a dar, pero lo de los demás también es suyo porque se puede montar un remix con el material de los demás sin pagar los correspondientes derechos ni pedir permiso ni tener ni el más mínimo cargo de conciencia.

Y este no es el único caso, y solo quería ejemplificar con un ejemplo real y cercano, una de las realidades de este país, donde “lo mío es mío, pero lo tuyo también es mío”. Y esto mismo se aplica a las quejas de la industria cultural de estos días.

Conozco unos cuantos productores de música dentro del “bando de la SGAE” que no hacen más que quejarse de las descargas ilegales y de cómo las descargas perjudican su negocio. Sin embargo, todo el software que se encuentra en sus estudios de grabación, que ni es poco, ni mucho menos barato, es software pirata que se han bajado del eMule o similares. En cuanto al tema del cine, pasa tres cuartas partes de lo mismo, ya que muchos estudios no tienen licencias para todo el software que utilizan, y mucho menos si analizamos la cantidad de ordenadores en las que tienen instalado el software y las restricciones de cada licencia que se aplica a un puesto de ordenador. Si un disco vale 20 € y la industria de la música pone el grito en el cielo porque nos lo bajamos de forma gratuita para nuestra escucha personal, ¿cuál tendría que ser la reacción de la industria del software a que una empresa que necesita un determinado software que vale miles de euros se lo baje y lo utilice de forma gratuita? Cambian varias cosas, y a peor, ya que el software es muchísimo más caro que un disco y, además, no es para uso personal o de evaluación, si no que el software se ha convertido para muchos de estos negocios en una pieza clave que les permite desarrollar su trabajo en condiciones.

Peor aún es el caso de muchos artistas españoles que recaudan grandes cantidades de dinero gracias tanto al mercado español (donde por mucho que digan sigue moviéndose mucho dinero en las industrias culturales), e incluso gracias a las entidades de gestión tipo SGAE, pero tienen su residencia en países donde tributan muchísimo menos que en España (y el dinero no viene a parar a las arcas españolas), o incluso eluden sus responsabilidades económicas con respecto a la Sociedad española.

Hay otro aspecto mucho más etéreo pero para mi incluso más importante, en lo que la industria cultural no ve que está, cuando menos, “tomando prestadas” muchas aportaciones de los demás, es el tema de las influencias y guiños a la realidad en sus obras. La propia Sinde comentaba hace tiempo en una entrevista que muchos de sus diálogos se inspiraban en conversaciones reales que escuchaba mientras tomaba un café o paseaba. Lo mismo pasa con las historias que aparecen en las películas, que no dejan de ser continuos “remakes” de otras historias reales o ficticias. Si un autor crea una canción basándose en una historia que ha escuchado o las vivencias de otra persona, ¿por qué el autor no cree que deba reportarle algún beneficio a quien inspiró su obra? Es un tema súmamente complicado y delicado, y uno de los pilares del Conocimiento Libre, ya que desde la perspectiva de que nada que podamos crear o inventar será nunca algo realmente nuevo, si no una mezcla y recombinación de elementos ya existentes, no podemos decir que ningún conocimiento sea realmente nuestro.

Y es que resulta muy fácil ver la paja en ojo ajena, y llorar pidiendo solo lo de uno, pero sin pensar lo que uno está dejando de aportar al resto de la Sociedad. También me queda claro que debemos proteger a los autores de contenidos culturales como una forma de preservar la cultura, pero legislando de acuerdo a la Constitución, aprovechando el poder judicial, y sin criminalizar a los usuarios, ya que no somos ladrones, ni mucho menos piratas, símplemente ahora tenemos una mayor capacidad de decisión sobre qué contenidos culturales nos merece la pena comprar y cuales símplemente queremos “usar y tirar”, y por ello nos descargamos. La industria cultural debe modernizar sus modelos de negocio, y explotar la tecnología a su favor, algo que ha sabido hacer muy bien la industria del videojuego.

P.D: Durante la escritura de este post, ningún artista ha sufrido daños ni ha dejado de ingresar dinero por mi culpa ya que he escuchado canciones por Spotify. Otra cosa es que sus intermediarios no les hayan repercutido su porcentaje correspondiente y, gracias a ellos, si que estén dejando de ingresar el dinero que les corresponde.

El chiste del año: "El pago por el contenido en Internet es irrenunciable"

Público se hace eco de las palabras de Antonio Fernández-Galiano, presidente de la Asociación Española de Editores de Diarios (AEDE), que cuando menos suenan a chiste barato. Sus palabras se encuentran en la línea de la actual disputa de Murdoch por cobrar por los contenidos online, e insta al sector de la prensa en españa a empezar a cobrar a los internautas por la información que ofrecen en la Red los diarios digitales.
Claro está que el propio Antonio Fernández-Galiano tiene grandes intereses en el sector, tanto por ser presidente de AEDE como por ser consejero delegado de Unidad Editorial (responsables de El Mundo y elmundo.es entre otros).

¿Por qué me suenan a chiste sus palabras? Voy a desgranar algunos de sus argumentos y tratar de explicar mi visión sobre el tema.

“El pago por el contenido en Internet, sin duda, es fundamental. ¿Cómo no va a cobrarse por algo que tiene un valor?”.

Solo esta frase me induce a varias reflexiones. Para empezar, ¿por qué es fundamental el pago por contenido en Internet? Curiósamente, hasta la fecha muchos de los negocios que han triunfado en Internet se sustentan en modelos de negocio que son gratuitos para el usuario, y recogiendo beneficios en el valor añadido que se aporta a las empresas (véase el caso de Google, gratuito para usuarios, que recoge beneficios de las empresas con AdWords), o bien modelos mixtos (freemium). Los medios tradicionales están acostumbrados a los modelos de negocio off-line, donde se puede cobrar por un soporte físico. Los medios tradicionales no se han adaptado al medio digital, más bien están huyendo del mundo físico forzados por la vorágine de Internet, y por el escaso valor añadido que aportan a los usuarios/consumidores. Y en esta huída, tratan de trasponer su modelo del “mundo físico” a un mundo digital donde, por un lado, las reglas son distintas, y por otro no pueden ejercer la misma presión al no existir prácticamente barreras de entrada para montar un medio de comunicación online (al menos comparadas con las que existen en el mundo “real”).

Por otro lado, el propio Antonio lo deja claro con su frase: “¿cómo no va a cobrarse por algo que aporta valor al usuario?”. Y la principal reflexión que deberían hacerse los medios tradicionales es si realmente están aportando valor al usuario. Las líneas editoriales de estos medios están excesivamente marcadas y no proporcionan ni información objetiva, ni información de primera mano. Los medios tradicionales se han acomodado y apenas existe el periodismo de calidad y/o investigación; los medios se han acostumbrado a hacerse eco de los comunicados de agencias como EFE, al más puro estilo ReTweet del mundo digital. ¿Realmente aporta valor a los usuarios que se reenvíe información generada por terceros? ¿Realmente aportan valor reportajes que no están contrastados y presentan claros y graves errores? ¿De qué le sirve al usuario leer noticias que ya ha leído en muchos otros medios digitales con anterioridad?

“Se puede mantener informado al ciudadano de una manera mucho más superficial, mantener una línea caliente de información inmediata y actualizada como servicio gratuito, que es compatible con el cobro de un contenido mucho más elaborado”

Al menos parece que hasta los propios medios tradicionales se dan cuenta de las bonanzas de modelos de negocio que han triunfado en el mundo digital, como el modelo freemium. Aún así, queda determinar si los medios tradicionales son capaces de ofrecer estos contenidos “de calidad” y más elaborados. A día de hoy ya han surgido muchos medios digitales independientes, ya bien sea en forma de diarios online, como en forma de blogs, que son capaces de ofrecer información elaborada y de calidad, y encima segmentada por intereses. Si los medios tradicionales quieren competir en este segmento, deben ser capaces de cubrir nichos más específicos y con noticias mucho más elaboradas, rescatando los ideales del periodismo que muchos han dejado escondidos en un rincón, acumulando polvo.
“Existen problemas en el sector que requieren interenciones profundas [por el Gobierno]”

Y es que quien no llora no mama, está claro, pero esta postura me resulta muy similar a la de las discográficas, o la de la industria del cine en España. Cuando las cosas no van bien, la culpa es de los consumidores, y el Gobierno tiene que ayudar al sector para sacar a las empresas del pozo sin fondo donde los han metido los ciudadanos. Y las cosas no son así, “this is business”, y hay que sacarse las castañas del fuego para sobrevivir. Muchos medios tradicionales han despilfarrado muchísimo dinero estos últimos años, especialmente tratando de adaptar lo digital a ellos, en lugar de tratarse de adaptar a lo digital. ¿Y quién tiene la culpa aquí?, pues evidentemente las empresas, con su falta de visión y adaptabilidad, y son precisamente ellos quiénes tienen que pagar. Que se adapten rápido, que se dejen de sueldazos en las cúpulas directivas, y que escuchen las necesidades de los consumidores, que son sus clientes, y como bien reza el dicho, “el ciente siempre tiene la razón”.

Y con todo esto no digo que todo en Internet tenga que ser gratuito, ni mucho menos. Personalmente ya pago por algunos servicios que considero de gran valor añadido, como pueda ser Flickr para gestionar mi abundante colección de fotos, o respositorios de software distribuido (CodeBaseHQ), etc. Sin embargo Internet ofrece un ámplio abanico de posibilidades, y si puedo obtener un servicio gratuito que se encuentra al mismo nivel de calidad (o al 95%) que otro medio de pago, como persona con medio dedo de frente que soy, no pagaré y utilizaré ese dinero para cosas que me aporten más valor. Y es que el usuario no está en contra de la cultura, ni del periodismo. El usuario está en contra de que le tomen el pelo constántemente y lo traten como a un gilipollas. Y es que, como bien decía un buen amigo, “uno es tonto, pero no gilipollas”.

Batiburrillo Links 27

Una racioncilla de enlaces variaditos:

La semanita de Google“, visto en el blog de Francisco Carrero. Resumen de todas las novedades que nos ha traído Google en los últimos días. Como bien comentaba Javier Cuervo en Twitter, “lo de Google va camino de ser el Imperio de Carlos V”.

Self-Improving Systems that Learn Through Human Interaction“, visto en el Scientific Blog de Yisong Yue. Excelente artículo de divulgación acerca de a dónde vamos en los sistemas inteligentes, especialmente en aquellos relacionados con la recuperación o análisis del texto. Ya cuando estuvimos en el RecSys, uno de los temas sobre los que más hincapié se hacía era el hecho de que los sistemas de recomendación deberían aprovechar mejor el feedback implícito en las acciones de los usuarios, y menos el explícito (votaciones, etc.), que muchas veces genera ruido o es difícil de utilizar.

España, ¿referente en Software Libre?“, visto en La Pastilla Roja. En este post de Sergio Montoro, corrobora que su opinión es que en España ya somos un referente en el uso e implantación de Software Libre, aunque nos queda todavía que llegar a ser un referente en desarrollo y exportación.

A NOSQL Overview And The Benefits Of Graph Databases“, visto en SlideShare. Es una presentación acrerca de las bases de datos orientadas a grafos, centrada primordialmente en Neo4J. Está en la línea del NoSQL que comentaba hace tiempo, y tiene mucho sentido en aplicaciones sociales.

Necesitas un Sistema de Recomendación en tu Web. ¿Es que no te das cuenta?“, visto en el blog de Francisco Carrero. En este post Francisco analiza cómo algunas empresas son reacias a implantar sistemas de recomendación u otras tecnologías pese a que sea claro cuáles son los beneficios que les van a reportar. Después analiza algunas de las ventajas de integrar un sistemas de recomendación en tu web, desde un punto de vista pragmático.

¿Usabilidad = reduccion de la funcionalidad ?” visto en Alicia en el País de las Inversiones. En este post se analiza cómo una de las máximas de las aplicaciones web (simplicidad hasta el máximo), está evolucionando, ya que cada vez encontramos aplicaciones más complejas (p.e. Wave).

La función del Community Manager: descárgate el whitepaper“, visto en Territorio Creativo. La gente de eTc ha hecho un excelente trabajo tratando de desarrollar el concepto de Community Manager, determinando su papel y sus funciones. La figura del Community Manager resulta de vital importancia para mantener las comunidades online activas, detectar posibles problemas, etc.

La SGAE supera a Hacienda como la entidad más odiada por los españoles“, visto en el blog de Alejandro Suarez. La verdad que el título es ya descriptivo de por si, aunque lo más notable es que es el resultado de un estudio realizado por la red de blogs de Alejandro Suarez, y no una percepción propia, por lo que se demuestra que la SGAE, en cuestión de imagen de marca, lo está haciendo como el culo.

Mientras las discográficas pierden, los artistas están haciendo más dinero que nunca

Interesante entrada en Boing Boing que recoge los resultados de un análisis de Times Labs sobre el mercado de la música. Los resultados del estudio son claros, si bien las discográficas están perdiendo beneficios, los artistas están logrando hacer más dinero que nunca gracias a los conciertos en vivo.

En la gráfica se puede ver cláramente esta tendencia, además que muestra claros síntomas de que los ingresos gracias a las actuaciones en directo no van a decrecer en los próximos años, si no seguir subiendo a un buen ritmo. Por otro lado, se puede observar como las actuaciones en directo son lo que más beneficios proporciona a los artistas en general, mientras que el negocio de los discos solo beneficia a las discográficas.

¿Y por qué están creciendo tanto las actuaciones en directo? Si bien el estudio no ofrece conclusiones al respecto, la cuestión parece estar bastante clara. La gente no descarga contenidos musicales porque no quiera pagar por la música, si no que la gente prefiere dedicar ese dinero a disfrutar de un espectáculo más único y menos empaquetado. Por otro lado, estamos cansados del modelo de negocio de las discográficas, discos repletos de canciones que no nos interesan a unos precios demasiado caros.

Contra esa locura que son las Patentes de Software

Si bien el planteamiento actual y global de la legislación actual en materia de protección intelectual me parece un tanto obsoleta y demasiado proteccionista para con los editores (por mucho que nos vendan que es para con los autores), aún se le puede ver un cierto sentido. Pero si hay una parte concreta que si que no tiene ningún sentido en el momento actual en el que vivivmos es el tema de las Patentes de Software.
Una patente es un derecho que concede un estado a un inventor que le permite proteger sus invenciones de forma que durante un periodo de tiempo nadie más pueda hacer uso de la tecnología inventada salvo permiso expreso (generalmente a cambio de importantes royalties). En su concepción se vieron claras algunas ventajas (extraídas de la Wikipedia):
  • Motiva la creatividad del inventor, ya que ahora tiene la garantía de que su actividad inventiva estará protegida durante 20 años y será el único en explotarla.
  • Si la patente tiene buen éxito comercial o industrial, el inventor se beneficia con la o las licencias de explotación que decida otorgar a terceras personas.
  • Evita el plagio de sus inventos.
  • Debido a que la actividad inventiva no se guardara o sólo se utiliza para sí evitando su explotación industrial; el inventor siempre dará a conocer, publicitar y explicar los beneficios que su invento tiene.
  • Por su parte el Gobierno a través de la patente promueve la creación de invenciones de aplicación industrial, fomenta el desarrollo y explotación de la industria y el comercio así como la transferencia de tecnología.
Desde un punto de vista teórico, las patentes pueden tener cierto sentido, especialmente en aquellas áreas del conocimiento donde el desarrollo de una nueva tecnología supone importantes inversiones de tiempo y recursos por parte de las empresas. Al poder proteger estas nuevas tecnologías, las empresas pueden rentabilizar la inversión mediante la explotación en exclusiva de sus resultados. De esta forma se motiva a las empresas a invertir en I+D+i, y los estados se permiten reducir sus propias inversiones en esta materia al estar sustentado el desarrollo tecnológico por las propias empresas.


Sin embargo, todo lo relacionado con el software, no encaja bien dentro del supuesto de “grandes inversiones en tiempo y recursos para desarrollar una nueva tecnología”. El software es bastante iterativo en su desarrollo, y la mayoría de las nuevas tecnologías dentro del software no dejan de ser pequeñas o medianas revisiones de tecnologías anteriores, o combinaciones de varias de ellas. Dentro del software las empresas no dedican 10 años a desarrollar una tecnología y otros 5 a probarla para asegurar su funcionamiento, entre otras cosas porque en esos 15 años el mundo del software ha cambiado por completo, y lo que 15 años antes iba a ser una revolución, ahora se ha quedado sin mercado.

Además, con el tema de los tiempos en el desarrollo de software, permitir a una empresa la explotación en exclusiva de una tecnología durante 20 años significa que la va a explotar durante mucho más tiempo que el propio ciclo de vida de esa tecnología. En otras áreas, como pueda ser la industria farmacéutica, el ciclo de vida de las tecnologías y descubrimientos, es mucho más largo, como pueda ser el caso de la Aspirina, que lleva más de 1 siglo entre nosotros.

Ceder en exclusiva la explotación de una tecnología/descubrimiento a la empresa que lo ha descubierto durante los primeros años de la explotación puede tener sentido. En ese momento el producto final será novedoso, más caro y solo accesible para los “early-adopters” (en casos no tecnológicos estos “early-adopters” serán los países desarrollados). Sin embargo, hay que permitir que durante el ciclo de vida útil de cualquier descubrimiento, éste sea accesible para otras áreas de la población, por eso antes de que acabe este ciclo de vida útil, debe expirar la patente para que otras empresas puedan comercializar productos basados en la tecnología patentada a costes muy inferiores, al no tener que amortizar la inversión.

Ceder la explotación de una tecnología a una empresa más allá de su ciclo de vida útil repercute en contra del desarrollo de la Sociedad en general, especialmente de aquellas partes de la Sociedad más debilitadas, aquellas sin recursos para permitirse el acceso a estos nuevos descubrimientos. Por esto, las patentes de software se pueden hasta ver como un ataque a los derechos humanos.

Tampoco debemos olvidar que el “juego de las patentes” es un juego pensado para los grandes, con suficiente capital como para costear las patentes y para pagar a un ejército de abogados para que defiendan sus patentes. Para cualquier empresa pequeña o mediana, las patentes son poco prácticas, y quizás solo útiles para venderse como empresas de I+D+i o para acceder a subvenciones públicas que valoran positivamente el tener patentes a nombre de la empresa. Pero, ¿qué va a hacer una PYME si Google o Microsoft utilizan una tecnología que han patentado? Incluso teniendo el suficiente coraje como para enfrentarse a uno de estos grandes, a cualquier gran empresa le resultaría muy fácil pillar a la PYME por estar utilizando alguna otra tecnología que ellos mismos han patentado (la mayoría de las patentes de software están en manos de unos pocos).

Todavía queda ver el punto de vista de si realmente las oficinas de patentes están preparadas para las patentes de software. Dudo mucho que en las oficinas de patentes estén preparados para casi ninguna tecnología (eso supondría tener verdaderos expertos en las materias revisando las solicitudes de patentes), pero el caso del software es particular. Cada día surgen nuevas tecnologías, infinidad de siglas y combinaciones de siglas, y todo muy relacionado entre sí. A los que somos técnicos y estamos metidos en el mundo del desarrollo software ya nos cuesta muchas veces seguir todas las tecnologías, comprender las similitudes y las diferencias, o entender el posible impacto de cada tecnología. Así pues, ¿cómo pueden unos no técnicos evaluar un documento en el que se describe una tecnología y ser capaces de decidir si es una tecnología realmente novedosa o no? En los últimos años ha habido muchos casos de patentes relacionadas con el software que no hacían más que patentar tecnologías que llevaban mucho tiempo en el “dominio público” del desarrollo de software.

Un caso de este tipo de patentes, es un caso muy reciente, en el que la empresa EOLAS ha demandado a un montón de grandes empresas entre las que se encuentran Adobe, Apple, Amazon, Google, etc. por violar una patente que les acaban de conceder que encaja con el funcionamiento de cualquier aplicación desarrollada con AJAX. Lo curioso es que la patente (que les acaban de conceder) fue presentada en Agosto del 2002, y la historia de AJAX se remonta a varios años antes. De hecho en Marzo de 1999, Microsoft introducía esta tecnología en el Internet Explorer 5, y en Agosto de 2001, dentro del IE6 ya venía la especificación final del objeto XmlHttpRequest sobre el que se basa AJAX como tal.

Si ya resulta estúpido que se les conceda una patente de software a una tecnología que ya tiene estado del arte previo por parte de otras empresas, más patético resulta aún que la patente en su concepción (basta leer el resumen) sea lo suficientemente general como para encajar con tecnologías incluso anteriores. Y el colmo del patetismo es que la empresa que ha pedido la patente se ponga a pelearse con medio mercado del software para defender algo que ellos no han inventado.

Si alguien le encuentra algún sentido a las patentes de software, por favor, que me lo diga, porque para mi son únicamente una locura que perjudica a la industria del software, enturbia el desarrollo tecnológico y nos hace perder el foco de lo importante.

Una cámara Open Source que puede revolucionar la fotografía

Investigadores de Stanford están tratando de reinventar la fotografía digital mediante la introducción de una cámara digital “Open Source” que pretende dar a los programadores de todo el mundo la oportunidad de desarrollar software que permita a la cámara ofrecer más funcionalidades que las que ahora se ofrecen por defecto en la mayoría de las cámaras digitales. Si la tecnología consigue un cierto tirón, el rendimiento de las cámaras fotográficas no estará limitado por el software que viene preinstalado en las mismas.
Según Andrew Adams, un estudiante de doctorado que ayudó con el diseño del prototipo de la “FrankenCamera”, el futuro de la fotografía digital podría pasar por algo similar al presente del iPhone, donde los usuarios pueden descargarse aplicaciones que incrementan las funcionalidades del terminal. Cuando se haga público el sistema operativo de la cámara (previsto para dentro de un año), los usuarios podrán incrementar de forma continua las funcionalidades de la cámara.

El plan de Marc Levoy (el investigador principal de este proyecto) es desarrollar y manufacturar la “FrankenCamera” como una plataforma que esté disponible, inicialmente, a un coste mínimo para otros investigadores en fotografía computacional. En este campo tan reciente, los investigadores utilizan bancos de ópticas, imaginan chips, computadoras y software para desarrollar técnicas y algoritmos que mejoren y extiendan las posibilidades fotográficas. Con esta cámara, los investigadores podrán realizar sus propios experimentos en donde quieran, integrando el software en la cámara y probándolo en condiciones de uso reales.

Como ejemplo, una de las ideas más maduras para este proyecto tiene que ver con el HDR (High Dynamic Range) de las imágenes. Hasta ahora, para capturar una imagen HDR hay que capturar varias imágenes y combinarlas con un ordenador. Levoy pretende que el proceso pueda hacerse en el mismo momento de la captura.

Otro algoritmo que ha sido probado en laboratorios pero no está integrado en las cámaras comerciales es la posibilidad de mejorar la resolución de los vídeos gracias a capturas de alta resolución. Mientras la cámara obtiene vídeos de baja resolución a 30 fps, también puede tomar capturas a alta resolución de forma periódica, que pueden ser recombinadas con el vídeo para mejorar la resolución del vídeo.

Para crear la cámara Open Source, Levoy y su equipo han tenido que ensamblar distintos componentes, partiendo de una placa base Texas Instruments con chip integrado, Linux corriendo como base del SO, procesadores de imágenes y una pequeña pantalla LCD. Como procesador de imagen se ha utilizado el de un teléfono Nokia N95, y los objetivos son Canon, pero combinados con actuadores para darle a la cámara mejor precisión desde el software. El cuerpo de la cámara ha sido diseñado específicamente por Stanford, y el proyecto ha recibido la colaboración de Nokia, Adobe, Kodak y Hewlett-Packard.

Fiat Mio será el primer coche comercial libre (que no gratuito)

Debe ser por el enorme impacto de la crisis en el sector automovilístico, porque si no, no soy capaz de comprender como una empresa de uno de los sectores más cerrados en los aspectos relacionados con el diseño de sus productos y las innovaciones aplicadas, haya sido capaz de lanzar una apuesta tan novedosa como esta.

También influye el lugar exacto de donde sale esta idea, la división Brasileña de Fiat. Gracias a su gobierno, Brasil es un lugar donde lo libre y lo abierto tienen cabida tanto en la administración como en las empresas, por lo que quizás este tipo de ideas tengan una mayor facilidad para llegar al mercado.

El hecho es que Fiat Brasil ha lanzado una nueva campaña colaborativa para desarrollar su próximo modelo, el Fiat Mio. De esta forma, a través de la Comunidad Fiat Mio, los usuarios podrán aportar sus propias ideas para el diseño de este nuevo coche, y la propiedad intelectual del diseño final será tanto para Fiat como para todos los que hayan colaborado en su diseño. Estos diseños se liberarán bajo licencia Creative Commons, permitiendo incluso que otras marcas tomen prestadas ideas que surjan a lo largo del desarrollo.

Con todas las aportaciones de los usuarios, los ingenieros de Fiat desarrollarán un prototipo que se denominará Fiat Concept Car III, que será presentado en el Salón del Automovil de São Paulo del próximo año.

"Más allá del Copyright", mi charla en las IV Jornadas de Informática de la UEM

No hace mucho que publicaba la charla de Alberto Vazquez Figueroa y también la mesa redonda sobre Copyright que se celebraron durante las IV Jornadas de Informática de la UEM. Anteriormente a esta charla y luego la mesa redonda, tuve la oportunidad de dar una charla introductoria al tema del Copyright y del Conocimiento Libre, en una charla que titulé “Más allá del Copyright”. En su momento colgué la presentación, y ahora que tengo editado el vídeo lo comparto por si a alguien le puede resultar de interés.

Obama designa a un vicepresidente de IBM para Patentes y Propiedad Intelectual

Puede resultar muy paradógica la posición de IBM con respecto a las patentes. Siendo una de las empresas que más patentes mantiene (unas 40.000), desde hace algún tiempo se han convertido en abanderados de la reforma de la propiedad intelectual y las patentes en Estados Unidos. De hecho, David Kappos, el vicepresidente de IBM que Obama quiere designar como responsable de propiedad intelectual y patentes, ha criticado duramente la actual normativa de patentes en Estados Unidos que, entre otras cosas, permite realizar las patentes de software, algo que en Europa no se puede patentar.
Conviene resaltar que desde 2006 IBM ha donado 500 patentes al panorama del Software Libre, una posición radicalmente distinta a la de otros grandes jugadores del mercado del software, que han tratado de defenderse, en ocasiones, del Software Libre, a golpe de patentes. Para mi es una gran noticia, que puede revolucionar el mundo de la propiedad intelectual en los EEUU, algo agitado últimamente, con los intentos de aprobar las patentes de Procesos de Negocio. Hay que tener claro que las patentes pueden ser tan buenas como malas a la hora de favorecer el progreso, y que no deben ser aplicadas en muchas áreas del conocimiento donde, debido a la rapidez del desarrollo de ese sectores las patentes son más un lastre que un beneficio.
1 2 3 8  Scroll to top