tecnología

El Software Libre necesita reinventarse

Habiendo seguido de cerca el desarrollo del Software Libre en los últimos años, se tiene una cierta sensación de gran avance, de cambios importantes y de una mayor penetración del Software Libre de lo que uno percibe cuando habla con otras personas. Y es que el Software Libre se ha desarrollado mucho, existen muchos productos muy interesantes, como pueda ser Ubuntu que ha logrado saltar una de las mayores resistencias para la utilización de Linux, como es la facilidad de instalación y gestión del sistema. Sin embargo, el Software Libre sigue sin ser una tendencia “mainstream”, sigue muy apegado a los desarrolladores, y en el mundo empresarial a las empresas tecnológicas, que si son capaces de prosperar más rápidamente y sin menos necesidades financieras gracias a interesantes productos como MySQL, Linux, o entornos de desarrollo como Eclipse/NetBeans para Java, etc.

¿Por qué el Software Libre sigue sin ser mainstream? Para mi, la principal razón se debe a que existe un enorme ‘gap’ entre la orientación del Software Libre y los intereses de los usuarios. El Software Libre se fundamenta en una serie de libertades (usar los programas para cualquier propósito, modificación y adaptación del código, etc.), que si bien son importantes para los que somos desarrolladores, son un tema totalmente banal para la mayoría de los usuarios. Un usuario medio necesita utilizar un determinado software para solucionar un problema que tiene en un momento puntual y con la mayor rapidez y solvencia posible. Le da exáctamente lo mismo que luego no pueda adaptar ese programa para solucionar otros problemas parecidos, ya se buscará la vida utilizando otros programas que sean capaces de resolver esos otros problemas.

Más de una vez me he encontrado en la situación de ayudar a algún conocido a resolver algún problema informático, y al comentarle que existía un determinado software que le podía ayudar a resolver su problema, y que encima era libre (y gratuito), y de primeras se palpaba cierto entusiasmo. Pero en el 99% de los casos, ese entusiasmo se transformaba en desesperación cuando veían que el software era plenamente funcional pero complicado de utilizar, con una interfaz de usuario tirando a poco usable, o incluso con un complicado proceso de instalación con un motón de dependencias con otros paquetes y librerías que había que instalar previamente. Y el usuario no quiere eso, el usuario quiere un software robusto, funcional, pero también fácil de utilizar, que resuelva su problema sin introducir otros cuantos en la ecuación.

Los modelos de negocio relacionados con el Software Libre tampoco han ayudado a al acercamiento entre el Software Libre y los usuarios medios, ya que la mayoría de los desarrollos importantes dentro del Software Libre se monetizan a través de consultoría. Esto ha llevado de una forma u otra a productos relativamente complicados de utilizar que, para poder exprimirse al máximo, requerían de asesoría por parte de expertos consultores. Se me viene a la cabeza Pentaho, que si bien ofrecía un sistema de Business Intelligence Open Source bastante flexible, su complejidad era tal que más valía la pena adquirir una licencia de algún otro software comercial que estuviera desarrollado con el usuario final en mente.

Así pues, el Software Libre necesita reinventarse para poder dar el paso que le falta: llegar al público ‘mainstream’. Necesita reinventarse desde los cimientos, focalizándose más en la usabilidad que en la tecnología (empresas como Apple ya han demostrado que los usuarios prefieren productos más usables a pesar de que tecnológicamente sean peores), en solucionar de forma rápida y simple problemas concretos antes que ofrecer plataformas capaces de hacer muchas cosas pero a coste de un gran esfuerzo por parte del usuario o integrador. Además, el Software Libre debería cambiar sus modelos de negocio, y a este respecto estoy muy de acuerdo con algo que le he escuchado a Javier Cuervo varias veces: el SaaS (Software as a Service) es probablemente la forma natural de monetización del Software Libre. El caso de Teambox es un caso claro, la aplicación está licenciada bajo una licencia libre, la puedes bajar e instalar en tus servidores sin demasiada complejidad, funciona muy bien, y es muy usable, pero además ofrecen la opción de utilizar el servicio en sus servidores, de forma que si no eres un usuario medio/avanzado, puedes evitarte muchos quebraderos de cabeza por un coste mensual bastante razonable. Como el software liberado es el mismo para el servicio que ofrecen en modalidad de hosting, han cuidado mucho su usabilidad, y está muy focalizado a resolver una serie de problemas muy concretos, problemas “reales”, y no se queda en una plataforma que hipotéticamente podría resolver muchos problemas, pero que necesita una cierta adaptación a las necesidades concretas de cada cliente (y con ello tiempo y recursos).

Cuando el Software Libre se focalice realmente en el usuario final del software, será el momento en el que pueda empezar a reinventarse.

(Imagen de Dunechaser)

La muerte del PC

Está claro que no asistiremos mañana mismo al funeral del PC (ordenador personal, tomado en sus distintas variantes: ordenador de escritorio, portátil, etc.), pero también parece más que claro que el fin del reinado del PC llega a sus últimos días arrastrado por los avances tecnológicos en otros ámbitos. Ya lo estamos viviendo, pero la penetración de los PC en nuestras vidas es tan fuerte que cuesta ver que su elevada penetración es un indicio mismo del comienzo de su declive.

El concepto de PC ha sido un concepto revolucionario que ha permitido que la informática se haya convertido en una de las áreas más transdisciplinares, ya que a día de hoy casi cualquier tarea requiera del uso de un ordenador, desde atender el correo personal, gestión del tiempo, escribir documentos, realizar cálculos básicos, gestión de compras, ventas, entretenimiento, etc. Los PC han contenido durante años nuestra información más valiosa, así como han sido el motor que gestionaba esa información como un pequeño cerebro electrónico que nos ayuda en nuestras tareas del día a día. De hecho el PC también ha ayudado a la popularización de Internet, de una forma simbiótica, al principio facilitando el acceso a la red de redes a los ususarios desde sus casas, y en último tiempo beneficiándose de las posibilidades de la red para aumentar el interés de los consumidores por tener un dispositivo tipo PC para conectarse a la red de redes.

Así pues, el modelo de simbiosis entre el PC e Internet de hace unos años, marcaba al PC como el dispositivo que almacenaba y gestionaba la información, e Internet era el canal por donde la información podía distribuirse. En cierta manera, Intenet se utilizaba como una gran autopista de información, y eran el PC y el propio usuario los “vehículos” que circulaban por este canal de información a sus anchas. Sin embargo esto ya no es así. Cada día más, los datos están en la red (nuestro correo, nuestros documentos, nuestras imágenes,  marcadores, reflexiones, etc.). Y no solo eso, los conceptos de Cloud Computing y del Software as a Service han llevado la inteligencia a la red, dejando desnudo de interés al PC. El PC ya no es el rey, porque el rey es el que tiene y gestiona toda la información. El PC ha dejado de ser el vehículo para convertirse en el canal, en este caso canal de acceso a los datos y a la inteligencia de la red.

Y como canal de acceso, el PC es un tanto nefasto, tanto para las empresas que viven de la distribución de los mismos, como para los usuarios. Para las empresas porque, como comenta Charlie Stross en su post “The real reson why Steve Jobs hates Flash“, los PC ya son ‘commodities’ y dejan un margen de beneficio bastante bajo (salvo excepciones como Apple que se posicionan en la parte ‘premium’ del mercado). Por otro lado, el desarrollo de la banda ancha móvil sigue su curso y ya en algunos países sobrepasa en capacidades a la banda ancha fija (al menos en términos relativos de velocidad/movibilidad), por lo que el interés se lo llevan dispositivos que son más adecuados para aprovechar esta banda ancha móvil, como son los ‘smartphones’ (iPhone, Android, etc.). La Internet móvil es cláramente el siguiente paso en la evolución, pero debemos prestar mucha atención a un marco más genérico donde se encuentra situada: la Internet de las cosas.

Ya lo hemos comentado anteriormente, los datos y la “inteligencia” (o capacidad de cómputo), ya están en la red, y la interconexión desde cualquier lado ya es un proceso que está prácticamente resuelto con la banda ancha móvil (aunque en algunos países como España vayamos con cierto retraso). Así pues, estamos totalmente preparados para empezar a interconectarlo todo. Primero los móviles, pero también cualquier otro tipo de aparato electrónico. Algunos dispositivos se han adelantado, como las videoconsolas, que con su facilidad de conexión a la red ya permiten el juego online multijugador, el acceso y descarga a contenidos adicionales para los juegos, o contenidos multimedia de todo tipo, convirtiéndose poco a poco en media-centers. Otros dispositivos, como las televisiones, van por el buen camino también. El otro día veía una presentación de una empresa española, Solaiemes, donde daban detalles de su tecnología, que permite la comunicación desde la televisión con otro tipo de dispositivos (por ejemplo teléfonos móviles). Todo apunta a que la televisión se convertirá en el lugar ideal para hacer videoconferencia, así como para navegar de forma lúdica.

A mi ya me parece maravilloso poder comprar un e-book desde donde quiera con mi Kindle, y me emociona pensar qué podremos hacer dentro de 3/4 años con cualquier dispositivo nuevo que aproveche el poder de la red. Al igual que el Kindle aprovecha los datos que Amazon tiene de nostros para personalizar la Kindle Store y ofrecernos los libros que más se adaptan a nosotros, ¿qué no podrá hacer una televisión, o una nevera conectadas a la red y con acceso a nuestro historial de películas/series o compras? El PC se muere, pero lo que está por llegar nos lo hará olvidar muy rápidamente.

(Imagen de cabecera: CC-by-SA-ND de kmevans)

Talento

(Del lat. talentum, y este del gr. τάλαντον, plato de la balanza, peso).

1. m. inteligencia (‖ capacidad de entender).
2. m. aptitud (‖ capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación).
3. m. Persona inteligente o apta para determinada ocupación.
4. m. Moneda de cuenta de los griegos y de los romanos.

La verdad que uno no tendría que comenzar un post en el que se habla del “talento” definiendo el término en cuestión, pero vivimos en un país tan falto del reconocimiento del talento que uno ya se piensa si nuestro diccionario sigue manteniendo su definición o si la definición de talento que tenemos en nuestras cabezas es una reminiscencia de un pasado que nunca existió.

Y no es que en España falte el talento, de hecho nada más alejado de la realidad. Pero el talento en este país es víctima de un maltrato continuado, por parte tanto de políticos como de dirigentes de empresas y organizaciones. Somos un país donde reina la mediocridad y los ideales confusos. Se nos llena la boca con términos como innovación, I+D, igualdad, igualdad de oportunidades, apoyo a la creación de empresas, etc. Pero no somos capaces de llevar a la práctica porque el talento da miedo a los que nos dirigen, mediocres atemorizados incapaces de ver más allá de sus narices.

Nuestros dirigentes están autoconvencidos de que “jugamos entre los grandes“, pero la realidad es muy distinta, y no solo porque los “jugadores importantes” pasen totalmente de nosotros, si no porque los datos lo demuestran:

  • Si bien hay muchos estudios que dejan patente que el porcentaje del PIB invertido en investigación resulta crucial para la competitividad de los países, España se encuentra a la cola en este aspecto entre los países desarrollados, invirtiendo únicamente el 1,35% del PIB en comparación con el 1,9% de la media Europea y los más de 3,7% de países como Suecia y Finlandia.
  • La crisis económica nos ha hecho especial mella, y mientras otros países Europeos como Alemania o Francia ya parecen remontar, nosotros seguimos enfangados en una crisis que, por mucho que se hayan tratado de autoconvencer nuestros dirigentes, es mucho más que una mera burbuja inmobiliaria.
  • Si bien de España salen investigadores de primera línea, éstos se ven forzados a emigrar a otros países escapando de un sistema incapaz de aprovechar el talento, y donde la mala gestión y la corrupción inherente en el sistema no permiten que los, ya de por si escasos, recursos se destinen a financiar investigaciones de calidad.
  • A otros niveles técnicos, también se puede ver cómo muchos españoles han de emigrar para tener éxito. Por ejemplo, el caso de los 12 españoles que triunfan en Pixar, un número muy elevado en comparación con el tamaño de la industria de animación española, y que si se hubieran quedado en España apenas habrían tenido oportunidades.
  • Si bien son las empresas privadas las que pueden exportar a otros países (tecnologías, bienes o servicio), vivimos en un país de funcionarios (más del 14% de la población activa) y de parados (casi un 20% de la población activa). Sin tener en cuenta otras “peculiaridades” españolas como el PER, estos datos significan que 1 de cada 3 españoles en edad de trabajar no contribuyen directamente a la economía real del país.

Y mientras el talento español ha de emigrar al extranjero para poder triunfar, nos dedicamos a subvencionar las pajas mentales de unos pocos mediocres que no tienen otra que quedarse en el país, ya bien sea dentro de la investigación, o en otros campos muy diversos como la música y el cine, sacando cada vez leyes más ridículas para que los mediocres amiguitos de nuestros dirigentes puedan disfrutar de su “lindo país”. Por otro lado, seguimos fomentando el despilfarro y el acomodamiento de los mediocres, con vacaciones pagadas de alguna forma u otra a nuestros funcionarios, ya de por si costosos para el global de la sociedad.

Por todo esto, y muchas otras cosas más, me maravillo al ver algunos titulares al otro lado del charco, como la preocupación en Silicon Valley por no ser capaces de atraer tanto talento extranjero como hace unos años. Preocupación que les ha llevado a proponer medidas como la StartUp Visa que trata de atraer a emprendedores extranjeros que sean capaces de crear empleo y contribuir al desarrollo de la economía de los Estados Unidos. En España apenas podemos retener el talento que generamos, y mucho menos se nos ocurre tratar de “importar el talento”, porque ¿para qué necesitamos el talento si con que nuestros dirigentes se crean que somos el ombligo del mundo ya están todos los problemas resueltos?

“Sugerencias” de Twitter; siguen sin saber desarrollar tecnología

Lo reconozco, soy un Twitter “fan boy”, y me parece uno de los servicios más simples y útiles de los existentes a día de hoy. Pero adorar un producto no significa ser incapaz de ver los fallos del equipo desarrollador, y en el caso de Twitter son evidentes.

Para empezar ya llevan más de 160 millones de dólares en inversión y su servicio sigue presentando muchos momentos de saturación. Realmente Twitter no es un servicio muy complicado y no debería presentar estos problemas, sobre todo cuando cuentan con una buena cantidad de dinero para una infraestructura tecnológica más que decente. Por otro lado, en su momento no fueron capaces de desarrollar el servicio de búsqueda de forma interna y tuvieron que comprar Summize, para integrar la búsqueda.

Hace poco presentaban una importante vuelta de tuerca a su sistema de “sugerencias” de usuarios, que inicialmente solo mostraba una lista de usuarios en cada país, y ahora muestra distintas listas en función de la temática de los usuarios. En el post donde explican esta novedad, se hace referencia a una serie de algoritmos capaces de mostrar estas sugerencias, lo cuál induce a pensar en algún tipo de recomendación de usuarios, pero la realidad es que hasta el momento más que un sistema de recomendación, parece una serie de listas más o menos estáticas generadas a mano por alguien dentro de Twitter.

Si bien el valor añadido de estas listas para alguien que está en ellas puede ser algo mayor, esto no queda claro, ya que genera un montón de seguidores que en muchos casos no son útiles si estás en la lista, ya que salvo que quieras “spammear” a tus usuarios, no te asegura que puedas mantener una conversación interesante con todos ellos ya que no tienen por qué compartir intereses con los mismos. Por otro lado, para el usuario que quiere descubrir nuevos usuarios, el valor añadido también ronda el 0 ya que habrá muchos más usuarios agregando a esa “sugerencia”, y al final lo único que se consigue es agregar followers a granel sin asegurar ni intereses compartidos ni la posibilidad de mantener conversaciones de interés para ambas partes.

Twitter tiene los datos suficientes como para poder montar un sistema de recomendaciones que sea realmente útil para sus usuarios. Para que esa utilidad fuera patente, sería necesario que los algoritmos detrás del sistema de recomendación fueran capaces de ofrecerte usuarios que comparten tus intereses, ofreciendo una forma de encontrar usuarios con los que conversar, compartir enlaces de interés y aprender cosas nuevas. Si lo dejamos en simples listas realizadas a mano, el sistema se convierte en una lotería que, en el mejor de los casos, solo resulta útil para unos pocos elegidos que salen en las listas.

¿Resulta tan difícil montar un sistema de recomendación de usuarios en Twitter? Bajo mi punto de vista, no debería ser complicado. Existen formas de analizar la influencia de los usuarios, de extraer sus intereses, y también de analizar su grafo social. Para analizar la influencia de los usuarios bastaría con analizar los retweets que otros usuarios hacen de sus tweets, y ponderarlos en cierta manera por el volumen de seguidores que tiene ese usuario y por el número de tweets que escribe. Si yo escribiera un tweet al día, y siempre me retwittearan 100 veces, con una  base de 500 seguidores, debería ser al menos tan influyente que alguien que escribiera 10 tweets al día, lo retwittearan en total 10000 veces y lo siguieran 5000 seguidores. Hay muchas perspectivas al respecto, pero desde luego que hay formas de analizar de una forma más o menos objetiva la influencia de los usuarios. Para extraer los intereses basta con analizar el texto de los tweets, o incluso combinar esos textos con las etiquetas que se extraigan de sitios como Delicious a partir de los enlaces compartidos. Y el grafo social del usuario ya está almacenado en twitter y permite establecer no solo tus intereses directos, si no también los intereses de tu entorno, que en cierta manera te definen.

En un caso como el de recomendar usuarios, tampoco haría falta generar recomendaciones “al momento”, como pueda hacer Amazon, y con recalcular las recomendaciones un par de veces por semana, sería más que suficiente. Quizás algo más frecuentemente para nuevos usuarios que todavía no tienen definidos sus intereses ni su grafo social.

No creo que desarrollar un sistema de estas características debiera ser complicado, y menos para una empresa con recursos económicos de sobra, como es el caso de Twitter. Entonces, ¿por qué no lo hacen? Viendo la evolución de Twitter en global, me da la sensación que dejan la tecnología de lado y se centran en aspectos más cercanos al márketing. Y eso puede ser un problema a medio/largo plazo, ya que por ahora están dominando el mercado de la búsqueda en tiempo real, pero en cualquier momento, tanto Facebook, como Google pueden o bien mejorar su enfoque a este respecto, o desarrollar nuevos servicios, donde integren lo mejor de su tecnología para ofrecer funcionalidades de valor añadido al usuario, como recomendaciones de usuarios, recomendaciones de listas, filtrado de contenidos, etc. Estamos en un mundo muy competitivo, y para una empresa de tecnología, no saber desarrollar tecnología, es un pesado lastre.

Google trata de acelerar la Web con SPDY

En el blog de Google Research comentan acerca de un nuevo proyecto de Google llamado SPDY (“SPeeDY”), que aunque está todavía muy en pañales, es uno de los esfuerzos por parte de Google para lograr una Web más rápida. Según comentan desde Google, SPDY es un protocolo de la capa de aplicación para transportar contenidos sobre la Web, diseñado específicamente para minimizar la latencia gracias a la multiplexación de streams, priorizar peticiones y compresión de cabeceras HTTP.
Si bien no dan demasiados detalles técnicos, los resultados experimentales parecen prometedores ya que están logrando que las páginas web carguen un 55% más rápido. Si bien aún van a seguir con el desarrollo de SPDY, ya están abriéndose a la comunidad para lograr que SPDY sea todavía más rápido y se adapte a condiciones más reales. Como casi todo lo que hace Google, ya tiene documentación online y ofrecen el código, así como han abierto un grupo de discusión para tratar SPDY.

La revista Esquire y la Realidad Aumentada

La realidad aumentada está de moda, y lo seguirá estando durante mucho tiempo, por la cada vez mayor facilidad para conseguir sus tecnologías base: cámaras de alta calidad, algoritmos de visión por computador y pantallas para poder visualizar los resultados. De hecho, las plataformas móviles (iPhone, Android, etc.) ya empiezan a explotar la realidad aumentada de múltiples formas, como pueda ser la aplicación Nearest Tube para el iPhone, Layar, o los intentos de algunos investigadores de mezclar la realidad aumentada con Second Life.

Con todo esto en mente, el número de Diciembre de la revista Esquire se centra en la realidad aumentada hasta puntos insospechados, ya que utilizando los códigos de barras de sus páginas y un software que se puede bajar de forma gratuita, podemos acceder a contenido especial protagonizado por Robert Downey Jr. El vídeo no tiene desperdicio:

Engine Yard como ejemplo de lo distintas que son las cosas en EEUU

Ayer leyendo información sobre JRuby, llegué a la web de Engine Yard, la empresa donde ahora trabajan Tom Enebo, Nick Sieger, los creadores de JRuby que después de su andadura por Sun, decidieron cambiar de aires viendo lo revuelto que venía el tema con la adquisición de Oracle.

De Engine Yard había oído hablar pero no la conocía a fondo, y cotilleando un poco acerca de la compañía, me ha sorprendido ver que desde el 2006 hasta la fecha hayan conseguido levantar unos 18.5 millones de dólares en financiación, contando con la presencia en su capital de varios capital riesgo, así como la propia Amazon.com.

Engine Yard es una empresa orientada a un mercado naciente y muy concreto, el cloud computing para aplicaciones Ruby empresariales. Más allá de lo interesantes que me parecen los servicios y el soporte de Engine Yard, y lo innovador de su apuesta, leer sobre la compañía, y en especial sobre los recursos de que disponen, me hace plantearme cuáles habrían sido las respuestas de inversores españoles si alguien hubiera llegado con una idea como la de Engine Yard y con unas necesidades financieras similares. No creo que en España hubieran sido capaces de levantar apenas un céntimo de euro, sobre todo teniendo en cuenta que en este país el tema de invertir en tecnología, y no en productos que ya son rentables, parece estar mal visto por los inversores.

Cuando veo este tipo de empresas, este tipo de inversiones, y apuestas de futuro, me alegro por estas empresas, me alegro por nuestro futuro (ya que estas tecnologías nos lo facilitarán), pero también me apeno por estar en un país alejado de la realidad tecnológica, y donde resulta prácticamente imposible emprender proyectos tecnológicos innovadores.

Batiburrillo Links 26

Hacía mucho tiempo que no publicaba mis enlaces semanales, y quiero recuperar una costumbre que considero buena, como es enlazar los contenidos que más me han gustado de la blogosfera últimamente. Como llevo un tiempo sin escribir Batiburrillo Links, voy a enlazar los contenidos que más me apetece enlazar de las últimas semanas, por lo que algún enlace puede que hasta parezca “viejo” teniendo en cuenta el ritmo de la blogosfera.

Dous anos na blogosfera“, visto en Tecnoloxia.org. Tecnoloxia.org es una página de tecnología en Gallego gestionada por María Loureiro, profesora de Tecnología en la ESO, y que hace una labor que considero muy interesante, como es la difusión de la tecnología en Gallego y con especial énfasis en sus intereses, la difusión para jóvenes alumnos. El hecho que esté en Gallego se liga con mis raíces gallegas (toda mi familia es de Pontevedra), por lo que este blog junta tanto mis orígenes como mis devociones. Un aplauso de mi parte a María por llevar dos años realizando una labor encomiable.

Colaborando con la agencia EFE para un artículo sobre identidades falsas“, visto en el blog de Pablo F. Burgueño. La gracia de este artículo reside en que Pablo, además de enlazar el artículo en el que ha colaborado con la agencia EFE, da más detalles sobre el robo de identidad en las redes sociales e Internet. Un “must see” para todos aquellos interesados en las Redes Sociales y en las Tecnologías de Internet.

From Concurrent to Parallel“, visto en InfoQ. La calidad de los contenidos de InfoQ es siempre brillante, pero en este post comparten una charla de Brian Goetz en la que comenta como la evolución de los procesadores nos ha llevado de entornos concurrentes (un procesador realizando varias tareas a la vez con tiempo compartido y compartiendo recursos) a entornos más paralelos (con varios cores en casi todas las máquinas de última generación). Además del planteamiento general, da detalles de cómo Java 7 da soporte a todo esto con el enriquecimiento del paquete java.util.concurent package.

Web semántica, Linked data web: últimos conceptos, tendencias y aplicaciones“, visto en El Caparazón. Estupendo post en el que se actualiza el estado de la Web Semántica, especialmente en lo referente a Linked Data, que es el enfoque al que más atención le está prestando Tim Berners Lee últimamente.

La transición de técnico a CEO“, visto en el blog de Francisco Carrero. Frankie comparte su experienca en la transición de ser un técnico a gestionar una empresa. La verdad que a Frankie le ha tocado una parte muy dura en esto de montar una empresa, ya que ha cargado sobre sus hombros toda la parte de gestión empresarial, plan de negocio, búsqueda de inversores, etc. que es lo más alejado a lo que preferimos los técnicos. Yo tengo la suerte de haberme quedado con la parte de dirección técnica, ya que amo el cacharrero y si no estoy cerca del código o de los algoritmos, me suelo volver algo loco 😛 Además de lo que me toca, el post es una excelente reflexión sobre el paso de técnico a CEO que muchos técnicos que se deciden por esto de emprender tienen que pasar, y conviene tener consideraciones en cuenta.

Del Capitalismo al Personalismo“, visto en el blog de Javier Cuervo. Aunque me encante llevarle la contraria a Javier cuando habla de Facebook, Twitter y demás (ya es costumbre, no por otra cosa :P), me encantan sus reflexiones sobre muchos temas. En este post analiza cómo ha cambiado el capital de muchas empresas, desde el más puro capital económico al capital intelectual, y cómo esto influye en las empresas, que han de focalizarse más en el capital intelectual que en el económico, que aunque a algunos les parezca mentira, es mucho más fácil de conseguir que el intelectual.

“‘Brutal Legend’, Jack Black nos explica el origen del hacha de guerra heavy“, visto en VidaExtra. Siendo un friki-jugón, y un heavy de toda la vida (bueno, ahora venido a menos, según algunos colegas :P), un juego que combien estas pasiones es todo un gustazo. Además que tiene una pinta increible.

Fernando Alonso y Ferrari. Ahora el matrimonio será a final de temporada“, visto en RacingPasión. Para mi el tema está claro, Alonso necesita un coche competitivo y Ferrari necesita pilotos que sean capaces de evolucionar el coche y sacar lo mejor del mismo. Massa y Raikonen son buenos pilotos pero solamente eso, no son unos verdaderos líderes natos, y Alonso puede ejercer ese papel de lider en Ferrari. Para mi su compañero perfecto sería Vettel.

Las 46 fases en Twitter“, visto en Soitu.es gracias a un Retweet de Victor Peinado. La verdad que además de la gracia del artículo, sobre todo para los Twit-adictos, se cumple cierta correlación con mi caso, sobre todo las primeras fases.

Microsoft “promete” no reclamar derechos de patentes por uso de especificaciones de C# y CLI“, visto en BarraPunto. Un paso muy bueno el de Microsoft, especialmente alentador para la gente de Mono, que han hecho un trabajo formidable “portando” la plataforma .Net a otros Sistemas Operativos. Por otra parte, esta noticia se mantiene en la última tónica general de Microsoft, mucho más cercana al Software Libre que hace unos años (¿quién lo hubiera dicho?…).

La verdad que me dejo muchos post interesantes de las últimas semanas. A ver si consigo mantener la sana costumbre de una racioncilla de enlaces a la semana 🙂

Sobre innovación

La palabra innovación es una palabra que, al menos a mi, me suele traer cosas interesantes a mi cabeza, pero que oída en labios de determinada gente, consigue irritarme hasta lo más profundo de mi ser. Es una de esas palabras que la gente prostituye para acomodar a sus intereses, y que otros agarran solo en caso de necesidad.
Según la Wikipedia, “Innovación es la aplicación de nuevas ideas, conceptos, productos, servicios y prácticas, con la intención de ser útiles para el incremento de la productividad”, mientras que la RAE define innovación como “acción y efecto de innovar” o “creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado” e innovar como “mudar o alterar algo, introduciendo novedades”. De por si, las definiciones son muy ambiguas, por lo que permiten un alto grado de subjetivización.

Así pues, cuando hablamos de innovación tenemos dos extremos muy distanciados. Por un lado, si lo llevamos a mínimos, innovar es realizar cualquier aportación novedosa, por pequeña que sea. Esto vuelve a ser ambiguo de por si, ya que, ¿qué significa una aportación novedosa? Si tengo un producto, puedo innovar introduciendo alguna característica nueva en mi producto, pero parece que innovo de la misma manera si esa funcionalidad o característica resulta completamente nueva en el mercado, o si esa funcionalidad es una copia de un producto de la competencia. Para un gran porcentaje de las empresas que se autodeclaran innovadoras, innovar significa introducir novedades en sus productos que ya existían en otros productos similares. Sus departamentos de I+D son departamentos dedicados a hacer realmente vigilancia competitiva y analizar la competencia para replicar sus pasos, minimizando los riesgos y tratando únicamente de “defenderse” en el mercado, sin la menor intención de “atacar”, de realizar propuestas transgresoras que les permitan tomar una mejor posición en el mercado.

Y ante productos nuevos, la posición es similar. Cuando vemos el papel de muchas incubadoras de proyectos, su posición suele encontrarse “a la defensiva”, incubando prioritariamente proyectos que son una réplica de proyectos que han triunfado en otros países, con una adaptación mínima a nuestro país. Y bien, este tipo de “innovación” cumple una cierta función, resulta necesaria, pero…

  • Representan una posición muy defensiva, si permites que tu competencia esté continuamente atacándote al introducir novedades, mientras que tu vas a remolque defendiéndote, tarde o temprano “encajarás un gol” del que no serás capaz de reponerte.
  • En cierta manera, reducen el riesgo, al implementar únicamente funcionalidades que sabes que los usuarios agradecen, aunque también reducen drásticamente tus posibilidades de éxito, ya que si no implementas funcionalidades realmente novedosas tu producto nunca va a tener una ventaja competitiva que atraiga a los usuarios.
  • A un nivel más global, un país no puede desarrollarse tecnológicamente a base de copiar a la competencia, o adaptar servicios ya existentes en otros países. Debemos ser capaces de aportar productos y servicios nuevos que puedan ser exportables y, con ello, atraer capital de otros países para seguir desarrollándonos.
  • ¿Tiene sentido darle “bombo” a este tipo de innovación? ¿Acaso no es lo que la gran mayoría de las empresas hacen? ¿Innovar no debería ser hacer algo distinto de lo que hacen los demás?

Pocas empresas realmente innovadoras existen, de hecho la gran mayoría de las empresas innovan cuando no tienen otra salida, cuando ven peligrar sensiblemente su existencia y utilizan la innovación como último recurso. A este respecto, me resultaron muy graciosos unos números aproximados de la convocatoria de proyectos Avanza I+D de este año, donde parece que se han presentado más de 1.000 proyectos este año, superando con creces los números de cualquier convocatoria anterior. Muchas empresas se “han puesto la gorra” de innovadores para sacar liquidez de debajo de las piedras, aunque a la gran mayoría esta estrategia les saldrá mal, porque el enfoque de una convocatoria como Avanza I+D aboga por proyectos innovadores en el más amplio sentido de la palabra.

Desterrando de la innovación a las meras copias (o adaptaciones), la innovación se puede dividir en dos modelos distintos, que muy a menudo se combinan en el ciclo de vida de un proyecto:

  1. Innovación disruptiva, o innovación revolucionaria, que es aquella que transforma las demandas y necesidades de un mercado. Muy a menudo, la innovación disruptiva se da con el nacimiento de productos que, en su inicio, ofrecen menos prestaciones que su competencia, pero con una tecnología más barata (como pueda ser el caso de la tecnología LCD y su aplicación en monitores y televisiones). En otros casos, esta innovación disruptiva se da con productos que revolucionan la forma de utilizar un producto, o incluso crean un producto prácticamente nuevo.
  2. Innovación incremental: La innovación incremental es aquella por la que se le van añadiendo características nuevas a un producto ya existente, evolucionando los productos para satisfacer cada vez a más usuarios, ofreciendo cada vez una mayor calidad.

La innovación disruptiva es la que provoca que aparezcan productos realmente ganadores, aunque a mucha gente le cueste apreciar el valor que proporciona. Dos casos de actualidad en el ámbito tecnológico en los que aparece la innovación disruptiva son el iPhone y Twitter. Cuando surgió el iPhone, recibió muchas críticas por mostrar las características de un teléfono medio del año anterior a su aparición, pero sin embargo ha conseguido arrasar en ventas y posicionarse en muy poco tiempo en un mercado muy competitivo como el de la telefonía móvil. ¿Cuáles son los motivos del éxito? Para empezar que aunque sus funcionalidades sean menores que las de la competencia, cubre de sobra las necesidades básicas de un 99% de los usuarios, por lo que esta posible debilidad se convierte en una fortaleza (al conseguir un uso más simple del teléfono). Sin embargo, a pesar de sus carencias, tanto su interfaz de usuario (pantalla táctil, simple de utilizar, etc.) y su facilidad de añadir aplicaciones (gracias al modelo de probado éxito de iTunes), junto con la apertura del API, permitiendo que terceras partes innoven sobre su tecnología, ha conseguido que su entrada en el mercado haya sacudido a las empresas ya existentes, más centradas en la innovación incremental que en el aportar nuevas visiones de la telefonía móvil a los usuarios.

El caso de Twitter resulta similar. De entrada, cualquiera piensa que resulta una idea de locos sacar un servicio tan limitado como Twitter, donde solo tenemos contactos y podemos escribir mensajes de 140 caracteres. Su competencia, los blogs que permiten gran libertad de acción, y las redes sociales como FaceBook con una gran cantidad de funcionalidades. Las claves de su éxito resultan muy similares, por un lado su enfoque que cambia radicalmente lo conocido, y por otro lado la apertura de su API, que ha permitido una innovación incremental del producto a un coste 0 para el propio Twitter, ya que terceras partes han desarrollado un ecosistema realmente impresionante alrededor de un servicio que, de por si, resulta extremadamente simple.

Y estos dos casos de éxito de innovación disruptiva muestran una tónica general de los proyectos que triunfan últimamente: el ejercer como plataforma más allá que como mero producto/servicio. Innovar tiene un coste muy elevado, aunque cuando las innovaciones cuajan el retorno es abrumadoramente positivo. Sin embargo, el abrir tu servicio en forma de plataforma permite que la innovación no corra únicamente de tu mano, si no que terceras partes complementen tu servicio, y le aporten valor añadido. Desde un punto de vista tradicional esto hasta puede ser mal visto, porque permites que otras empresas, que incluso pueden ser de tu competencia, se aprovechen de tu infraestructura y de tus productos y servicios, pero en un entorno tan dinámico como las empresas tecnológicas, y especialmente el sector de Internet, esto debe ser casi lo último que nos preocupe; mejor crecer junto a otras empresas que ahogarse en el intento.

Y para mi esto es lo que necesitamos en nuestro país, empresas que innoven de verdad, nada de departamentos de I+D que lo único que hacen es controlar a la competencia, menos adaptaciones de servicios que ya existen, y más creatividad, más productos revolucionarios, y más posicionarnos como un referente mundial en tecnología. Ahora que el ladrillo está más que enterrado, es nuestra oportunidad, y por ahora la estamos desaprovechando.

Mozilla Technologies Course, Julio-Octubre 2009, Madrid

La Fundación Mozilla, Mozilla Europe y el grupo GSyC/LibreSoft de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) van a organizar un curso de tres meses sobre tecnologías Mozilla. Este curso es principalmente on-line, aunque incluye una semana de clase presencial en las dependencias de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de la URJC. La Fundación Mozilla y Mozilla Europa ayudará con becas a un número máximo de 20 estudiantes sufragando los gastos de viaje y alojamiento. Aquellos estudiantes que superen con éxito el curso obtendrán un diploma tanto de la URJC como de la Fundación Mozilla.

El pre-registro (y la solicitud para una beca para asistir a la semana presencial en Madrid) estará abierto hasta el 17 de junio. El curso será internacional y la lengua oficial será el inglés. Puedes encontrar más información -temario, fechas importantes, preguntas frecuentas y un foro- en la siguiente página web: http://mozilla.libresoft.es/index.html

1 2 3 6  Scroll to top